Pimientos rellenos de pescado

En una sartén con un poco de aceite se refrie el pescado picado fino, se añade una cucharada de harina y se refríe sin llegar a tostarla. Se añade leche y un polvo de nuez moscada y pimienta. Se deja cocer, sin dejar de remover, hasta obtener una bechamel espesa, que se reserva dejandola enfriar. Con esta bechamel se rellenan los pimientos del piquillo.

Para la salsa rehogamos en una sartén la zanahoria cortada en rodajas finas, la cebolla picada y un diente de ajo, cuando estas verduras estén pochadas, añadimos los tomates escaldados y pelados, cortados a trozos. Dejamos freir todo a fuego lento, removiendo de vez en cuando. Se pasa por el chino y se le añade un chorrito de nata líquida.

En una cazuela, se colocan los pimientos se vierte la salsa por encima y se coloca al fuego, calentándolo sin que llegue a hervir.

Comentarios:

El pescado puede ser cualquier pescado blanco, incluso los restos de algún plato de pescado (asado, etc) o de hacer un caldo de pescado. Una buena forma de utilizar restos.

 Si se utiliza bacalao, este debe ser desalado

 Una vez añadida la nata, la salsa no debe cocer nunca, pues corre el riesgo de cortarse y estropearse.

 Si se quiere, los pimientos, un vez rellenos con la bechamel, se pueden pasar por harina y huevo y freirlos, al igual que se hace con algunos pimientos rellenos de carne. Yo particulármente no lo hago, prefiero sabores más frescos.

 Este plato gana mucho si se hace con pimientos frescos, asados en casa.

 

 

Indice de recetas


© Fernando Martínez
Actualizado el 08/11/98